Inicio       Biografia       Poeta       Narrador       Ensayista       Artista Visual      Libros       Fotografias       Prensa       Contacto      









 

ODILON REDON 
El Enigma del Universo Imaginario 

 
*******************************************************************
 
 
Dos obras de este maestro de la pintura del siglo XX. OFELIA 1900 - 1905, inspirada en el trágico personaje de Hamlet de William Shakespeare, y BUDA 1905, inspirado en los estudios de religiones orientales iniciados ese año con su amigo Armand Clavaud, después del suicidio de éste Redon hizo esta pintura retomando el tema de Buda.
 

Edouard Manet, uno de los padres del impresionismo, sintetizó perfectamente la pintura de Redon, afirmando que "Odilon Redon nos devuelve a lo incomprensible, mientras que nosotros queremos comprenderlo todo".

Es el siglo de los sueños y las aventuras, donde parecía estar aún todo por descubrir, las profundidades abisales, las altas cumbres, los bosques vírgenes, el espacio. Sus contemporáneos son Víctor Hugo, Julio Verne, Van Gogh, Maeterlinck, Rubén Darío, Wagner, Rimbaud, Balzac, Nadar, Baudelaire.

Lo incomprensible, lo fantástico, son los elementos fundamentales de su obra, revelados con hondo misterio en todo el período que él mismo denominó como "Los Negros", cuyo momento más intenso va de 1875 a 1890. Trabajó durante estos tres lustros en la total supresión del color. Litografías, dibujos a lápiz y, sobre todo, a carboncillo. De este período es su famosa obra "Araña Sonriente", 1881, caracterizada por sus grandes y misteriosos ojos. En un escenario artístico como el francés de los años ochenta, totalmente dominado por el color, la sombría austeridad de esta obra no encontraba muchos seguidores. No obstante, la publicación de Carpetas de Litografías, de una tirada no superior a los cincuenta ejemplares, contribuyó a la expansión de su círculo. Entre estos iniciados se encontraban Stéphane Mallarmé, el más notable de los poetas simbolistas, y J. K. Huysmans, autor de À Rebours, auténtica "Biblia" del decadentismo finisecular.

En 1882 crea una serie formada por seis litografías basadas en los cuentos de Edgar Allan Poe; entre ellas, "El Ojo como un Globo Extraño" nos revela una imagen reiterada cincuenta años más tarde por los dadaístas y por el movimiento surrealista.

Redon también ilustra: "Las tentaciones de San Antonio" de Flaubert y "Las Flores del Mal" de Baudelaire, hacia 1884. Odilon nace en 1840, el mismo año que Monet, uno después que Cézanne y uno antes que Renoir, y comparte también con ellos una decidida oposición al estereotipado academicismo que domina en el Salón. Sin embargo, a su vez Redon se halla lejos también de la actitud de los impresionistas. En la primera página de "A soi Mème", Redon escribió: "creé un arte según mi parecer".

En 1886 -año en que Gauguin inicia su legendaria amistad con Van Gogh-, Redon presidió el nuevo "Salón de los Independientes", conocido como "el de los Rechazados". Se impone un discurso visual maduro; es la octava exposición de los impresionistas, rompiendo la monotonía de los "Salones Oficiales". La libertad expresiva revelada por estos artistas cazadores de impresiones fugitivas determinó una auténtica ruptura con el pasado. Mientras Redon, aun más avanzado, pinta movido por una inspiración que fluye libremente de las zonas del inconsciente, bajo la premisa: "hacer vivir humanamente a seres inverosímiles según las leyes de lo verosímil y poniendo la lógica de lo visible al servicio de lo invisible".

Para Redon los impresionistas tan sólo consiguen aprehender una parte de la realidad; su estrechez de miras les limita al ámbito puramente visual y hace de ellos "verdaderos parásitos del objeto". Su postura viene de lo más profundo del universo microscópico que tanto le atrajera, y de seres que nos someten siempre a una revisión de lo racional, que son mitad reales y mitad sombras, que tan sólo hemos conocido a través de los sueños que el artista pudo atrapar, a los que él mismo -como un médium- nos acerca. Me refiero a obras como "Centauro Apuntando a las Nubes", donde Redon nos devela su fascinación por los seres híbridos, hallando en la mitología y en los escritores decadentistas una rica fuente de inspiración.

La actitud creativa de Redon se entronca con la de Gustave Moreau, que fuera máximo representante d